El Traidor de Praga

La profesora, Lourdes Gil y Humberto López y Guerra durante la presentación de "El traidor de Praga" en Nueva York, el 9 de noviembre del 2012
La profesora, Lourdes Gil y Humberto López y Guerra durante la presentación de “El traidor de Praga” en Nueva York

‘El traidor de Praga’ la novela más fascinate de la literatura cubana de los últimos años

(Lourdes Gil durante la presentación de “El traidor de Praga” en Nueva York, el 9 de noviembre del 2012)

Una novela trepidante que enlaza Praga con Washington, Yemen del Sur, París, Sitges, Madrid, La Habana, Berlín, Ginebra y Panamá.

Una trama en la que ficción y hechos históricos se mezclan con personajes reales y ficticios.

Una historia que desvela los entresijos del espionaje internacional y que nunca sabremos con certeza si sucedió realmente, aunque todo es posible.

Sinopsis

En noviembre de 1989, el mayor Paredes, segundo hombre de la inteligencia cubana en Praga, decide pasar información altamente secreta a la CIA, en medio de la debacle de los regímenes comunistas de la Europa del Este. En Washington, su traición provoca dudas y escepticismo, a pesar que Javier Puig, el espía cubano-americano que sirvió de enlace con Paredes y viejo amigo de éste, trata de convencer a Langley de que no se trata de una provocación o infiltración cubana, sino de la decisión de un hombre valiente que, poniendo en juego su propia vida, trata de ayudar a la caída del régimen de Fidel Castro; sin embargo, la propia credibilidad de Puig es cuestionada también por los halcones de la Agencia Central de Inteligencia. Lil, una joven estudiante radical alemana, de descendencia judía, convertida en espía de La Habana, es el detonante que logra que los norteamericanos finalmente acepten como verídica la información en la que Paredes les alerta de un terrible atentado terrorista en el que Cuba y agentes del agonizante Campo Socialista, agrupados en una organización ultra secreta, Comandos Internacionales de Solidaridad (CIS), están a punto de perpetrar.

El Plot

El traidor de PragaEl traidor de Praga comienza con una escena en la que Erich Honecker, presidente del Consejo de Estado de la República Democrática Alemana, y su ministro de la Seguridad del Estado, Erich Mielke, se reúnen con los representantes de los organismos de inteligencia de Rumania, Checoslovaquia, Cuba (que había enviado al jefe de los servicios de Contrainteligencia Militar, el general Abelardo Colomé Ibarra) y Bulgaria. Esta secreta reunión, celebrada a bordo de un barco que navegaba por las aguas del mar Báltico en medio de la noche, había sido convocada para conjurar los planes que, según Honecker, Gorbachov estaba preparando para “despojarnos del poder e instaurar en nuestros países el caos de su pérfida Perestroika”. Antes de que la reunión finalizase, el ministro Mielke tomó la palabra y en un tono desafiante dijo: “nuestra respuesta tiene que ser contundente para seguir garantizando la continuidad del marxismo-leninismo”. En ese momento, todos los presentes recibieron una carpeta roja con el nombre de Comandos Internacionales de Solidaridad, que contenía “las líneas generales del plan de acción para contrarrestar la traición y seguir manteniendo la bandera del comunismo en alto”.

Es a partir de esa escalofriante premisa que la novela despega. Lo que sigue es imposible de describir: hay demasiados personajes, múltiples escenarios y complicadas situaciones históricas. Mientras el jefe de los instructores cubanos de un campamento de entrenamiento terrorista en Yemen del Sur recibe la orden de partir inmediatamente en una misión especial, el segundo hombre de la inteligencia cubana en Praga (el traidor del título) decide pasar información altamente secreta a la CIA. Ambos eventos, la deserción del mayor Mario Paredes y la partida de Yemen del instructor cubano, aunque sin relación aparente, eran seguidos de cerca por Colin Bobelis, jefe del Departamento Cuba de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos.

El traidor de Praga se apoya en el desmoronamiento del campo socialista. El hecho histórico es preciso. Mijaíl Gorbachov recibe el liderazgo de la Unión Soviética y poco después lanza su programa de glásnost y perestroika. A partir de ese momento, comienza a debilitarse la hegemonía comunista, y en general la desaparición del bloque socialista como poder, marcando su fin, en 1989, con la caída del Muro de Berlín. Esta es en esencia la base de la novela.

Cada capítulo de El traidor de Praga abre con una fecha y un lugar geográfico, que lo mismo puede ser Praga, La Habana, Berlín o Washington. Hay una cronología que lleva al lector por los laberintos de la historia, hasta esclarecer los detalles de enmarañada trama. Un conveniente recurso pues los escenarios son numerosos y diversos: Yemen del Sur, Praga, Washington, Panamá, España, Bogotá, La Habana, Alemania y Suiza. Como también lo son los personajes: Javier Puig, el cubano agente de la CIA que ayuda al mayor Paredes a desertar; Mike, el oficial de la inteligencia cubana que recluta a Liv, una joven alemana simpatizante de la revolución; el capitán Fuentes, quien junto a las rusas Irina y Tatiana obligan (antes de asesinarlo) al director del Regions Investment Bank de Panamá a transferir más de $1,200 millones de las cuentas abiertas por Tony de La Guardia con dinero del narcotráfico, hacia otras cuentas bancarias en Hong Kong, Madrid, Bélgica y las Bahamas, que servirían para financiar las actividades de los Comandos Internacionales de Solidaridad.

Otra de las características de las novelas en este género, es la cantidad de personajes que intervienen, los numerosos y costosos viajes que se realizan con fondos ilimitados, fastuosas cenas, lujosos hoteles y un sinnúmero de misiones específicas para fraguar sus planes o, en otros casos, detectar traiciones y agentes dobles.

Humberto López y Guerra teje una conspiración que tiene una gran credibilidad (algo que es fundamental en estas novelas). Todo está muy bien hilvanado, los personajes de hacen sentir y el lector disfruta de una prosa ágil, vertiginosa (otra característica del género) y los momentos de tensión: “Vamos a concluir nuestro trabajo; no quisiera terminar sin haber encontrado a ese hijo de puta que le está pasando información secreta a La Habana”.

En El traidor de Praga, Cuba forma parte esencial de toda la conspiración. La condición de cubano del autor le facilita adentrarse en las complejidades de corrupción y desmoronamiento moral del castrismo, algo que para los lectores cubanos resulta un disfrute mayor. Un libro intenso que nos puede dejar perplejos y preguntándonos cuánto puede haber de cierto o al menos potencialmente posible en esta excelente novela.

Extracto de la reseña de Luis de la Paz –La Revista del Diario | 09-13-2012

Reseñas:

Después de la publicación de esta excelente novela, ya no podrá decirse que el género de espionaje no tiene una verdadera tradición literaria en lengua castellana. La tiene; acaba de nacer. Y es de origen cubano. (Manuel C. Díaz El Nuevo Herald)

El tópico de que una novela, como una banda de forajidos, debe “atrapar al lector”, se convierte en signo determinante de la calidad en las novelas de espionaje. El traidor de Praga (Verbum, Madrid, 2012) logra este mérito desde sus primeros cortes argumentales. Leerla es buscar tiempo para no soltarla.
( José Prats Sariol y Emil Volek – Diario de Cuba)

Un libro intenso que nos puede dejar perplejos y preguntándonos cuánto puede haber de cierto o al menos potencialmente posible en esta excelente novela.
(Luis de la Paz – La Revista)

 El Traidor de Praga’, la novela del cineasta, periodista y escritor, cubano-sueco Humberto López y Guerra, es sin temor a exagerar, uno de esos libros que cautiva al lector desde la primera hasta la última página.
(Freddy Valverde – Radio Praga)

cultural-larazon

“El traidor de Praga” entre los veinticinco mejores libros de 2015 según el semanario cultural del diario mexicano “La Razón”. Como sabrán, esta publicación es uno de los termómetros literarios más importantes de México y por tanto de América Latina.

La Razón- los 25 mejores libros de 2105 -
La Razón- los 25 mejores libros de 2105 –

 

 

hedengrens-logo

Ahora pueden adquirir El traidor de Praga
en Estocolmo directamente o hacer su pedido
en la librería Hedengrens
en Sturegallerian,
Stureplan 4. Tel. 08–611 51 32.

 

Puedes conseguir el libro en estos enlaces: